Worldwide Socal Network

Lo mejor. Y nada más. Presentamos el nuevo kit V-Drums TD-25K de Roland



Redoble, por favor. ¡Ya está aquí el nuevo modelo de V-Drums de Roland! Quizá te fijaste en el TD-25K de Roland cuando debutó en la Musik Messe 2015. Y ahora te mueres de ganas por saber a qué viene tanto revuelo (sin leerte el manual de cabo a rabo). Sigue leyendo, que te vas a enterar...

El primer plato fuerte es el TD-25 modulet. Se basa en nuestro emblemático motor TD-30, así que ofrece sonidos más expresivos y de mayor calidad que los kits de gama inferior. Hemos utilizado esa potencia de procesamiento superior para ofrecer 18 simulaciones de kits imprescindibles con modelado de comportamiento SuperNATURAL (en lugar de cientos de sonidos unidimensionales que nunca vas a usar).

Ahora seleccionar kits y personalizar los sonidos también es más fácil. Algunos usuarios nos han dicho que preferían no editar los ajustes de fábrica de su V-Drums porque les daba miedo estropear un buen patch preset. Con la interfaz simplificada del TD-25, puedes elegir y modificar tu kit en cuestión de segundos, por ejemplo cambiando un plato de 18 pulgadas por uno de 16, o sustituyendo una caja normal por otra de arce. Y si se te va la mano, el botón Undo recupera la configuración original.

Como sabemos que te gusta tocar con música, el TD-25K te ofrece dos formas de hacerlo: con pistas WAV/MP3 por USB o conectando un equipo, por ejemplo un smartphone. Si quieres sacar tus ritmos a pasear, te lo ponemos muy fácil. Graba tus partes de batería, expórtalas por USB y compártelas online.

Ahora vamos a ver más en detalle cómo puedes ser mejor batería con el kit Roland TD-25K...

1. Imprime personalidad a tus ritmos con pads y platos más sensibles

Si eres un batería expresivo y te preocupa que un kit digital se cargue tu swing, prueba los Roland TD-25K y TD-25KV y verás cómo sus disparadores ultrasensibles son absolutamente fieles a tu personalidad como intérprete. Tanto si lo acaricias como si lo machacas, el pad de caja de malla PDX-100 detecta la posición y la fuerza de tus golpes, y responde justo igual que una batería acústica. En cuanto a los platos, toca golpes de campana o enmudece el crash CY-12C y el ride CY-13R, o prueba el movimiento de abierto a cerrado del V-Hi-Hat VH-11... Y ya eres uno de los nuestros. Cuando un kit tiene este swing, es imposible no tocar con toda el alma.





2. Un kit de percusión electrónico que se atreve con las técnicas más atrevidas

El cuatro por cuatro clavado de toda la vida está muy bien, pero si quieres llevar tu técnica al límite, necesitas un kit electrónico que esté a la altura. No te cortes con los kits Roland TD-25K y TD-25KV. Puedes estar seguro de que el módulo TD-25 detectará hasta el matiz más sutil y lo reproducirá fielmente. Desde golpes de aro, redobles, flams y notas fantasma hasta golpes de crash y crescendos de platos, toda la dinámica de la interpretación más atrevida cobra vida con la tecnología SuperNATURAL y Behaviour Modelling del emblemático TD-30. Cuando sabes que tu kit puede con todo tipo de florituras, te sientes seguro para explorar más allá de tu zona de confort.

3. Toca en cualquier banda, cualquier canción, con 18 presets

Las mejores bandas tocan muchos estilos, y es muy frustrante estar sentado detrás de una batería que solo sirve para un tipo de música. Los kits Roland TD-25K y TD-25KV incluyen una selección de sonidos de percusión y simulaciones de kits que te permiten mudar de piel fácilmente con sonidos a medida para tocar jazz sutil, metal salvaje y lo que se tercie. Es perfecto para conseguir sonidos eclécticos en el estudio, y además, como no hace falta ser un genio para usarlo, también puedes cambiar de sonido en plena actuación. Entre canción y canción, un estupendo dial central te permite elegir el género (rock, jazz, electrónica, etc.) y con un segundo giro recorres los kits de la categoría en cuestión. Es tan fácil que ni siquiera tienes que soltar las baquetas.





4. Personaliza el kit con tu toque y tu sonido

Eres un músico, no un robot. No tiene sentido que tu kit te diga cómo tienes que sonar. Los presets del TD-25K y el TD-25KV son un gran punto de partida, pero con estos kits tú tienes el control. La posición de la estructura y los pads es muy flexible, y puedes ajustar a tu gusto los parámetros de los pads, como la afinación y la amortiguación. Cuando no tengas mucho tiempo, usa los atajos para ajustar todos los toms a la vez. Y como los cambios se guardan automáticamente, no te pasas el principio de cada ensayo toqueteando tu kit. Por otra parte, si no te convencen tus ajustes, la función de deshacer recupera la configuración original. Es la forma más inteligente de tocar como los mejores baterías y de encontrar tu sonido personal.

5. Aprende rápido con la función Coach

Las clases de batería de toda la vida son muy importantes, pero a veces el entusiasmo se va esfumando en los largos tiempos de espera entre lección y lección. Por eso el TD-25K y el TD-25KV incluyen funciones didácticas para aprender de la forma más rápida y económica posible sin caer en el aburrimiento. Si quieres ser un as de las baquetas, aprovecha los momentos muertos entre sesión y sesión para trabajar los ejercicios interactivos de la función Coach, que van ganando en dificultad a medida que progresas y te mantienen motivado con una puntuación al final de cada actividad. Con esta función y el metrónomo siempre a mano, tienes un profesor particular a tu disposición las 24 horas del día.

6. USB, tu puerto de acceso a jams y demos con calidad profesional

La conexión USB no es un detalle tecnológico sin importancia, ya que te permite acceder a tutoriales y a ideas musicales originales, y además es la forma más fácil de grabar. Si no puedes quedar con el resto de la banda, conecta una memoria USB o un smartphone y toca con tus canciones favoritas en formato WAV o MP3. Incluso puedes reproducir en bucle y ajustar la velocidad de las partes más difíciles para aprendértelas al dedillo. Y grabar maquetas ahora también es mucho más sencillo. Supongamos que tu guitarrista te envía un correo desde la otra punta de la ciudad y te pide que le grabes un ritmo para el riff que ha compuesto. Antes necesitabas micros y software para conseguir una pista de batería decente. Con los kits TD-25, simplemente pasas el riff a una memoria USB, lo cargas en el módulo y te pones a tocar hasta clavar tu parte. Después grabas tu pista de batería (con o sin claqueta), la exportas por USB y se la envías por Internet.





Actualidad Roland